La concentración es el fundamento para alcanzar la sabiduría. La concentración consiste en la unificación de la mente en un objeto determinado como por ejemplo la respiración.

La concentración se alcanza por medio de la meditación porque la mente es fluctuante e inestable. Como el Buddha dice: "Bueno es el amansamiento de la mente que es difícil de contener, ligera, que aterriza en donde le place. La mente amansada trae felicidad." Dhammapada verso 35.